martes, 5 de enero de 2016

partida de prueba

miércoles, 29 de julio de 2015

Entrenar táctica.

No basta, sencillamente, con jugar al ajedrez. Necesita usted entrenarse de forma constante, desarrollar capacidades y cualidades que le ayudarán a tomar decisiones ante el tablero. Teniendo presente este objetivo, es útil trabajar con ejercicios (ya sean fáciles o difíciles, posicionales o tácticos). El entrenamiento puede adoptar muchas formas: resolución mental de ejercicios, análisis utilizando piezas y tablero, volviendo a jugar posiciones de partidas, etc.

IMPORTANCIA DE LA TÁCTICA

Muchas veces me he encontrado en los lugares concurrentes donde se juega ajedrez en Coatza, amigos que se lamentan diciendo, lo tenía ganado, se me escapó, estaba estrategicamente ganado, pero no encontré la secuencia correcta, o un blunder. Siempre hay culpables menos uno mismo. Les invito a leer lo que nos dice Dvoretsky al respecto:

Combinaciones y cálculo de variantes.

El ajedrez sólo es un juego de tablero, en el que las piezas se mueven de un lado para otro” dijo en una ocasión, en tono medio en serio, medio en broma, un entrenador experimentado. Con este aforismo quería subrayar el papel de la táctica en ajedrez. Quería expresar la idea de que ninguna ciencia, ninguna consideración posicional por profunda que fuese, ni sutileza estratégica alguna pueden ayudar al jugador, si éste no es capaz de encontrar jugadas fuertes y calcular con precisión posibilidades concretas a su favor o en contra.

Algunos son de la opinión que la capacidad táctica es algo innato, es decir, que o se tiene o no se tiene, y que si no la tienes, no puedes hacer nada al respecto. Mi experiencia como entrenador me ha convencido de que no es así. Con métodos de entrenamiento dirigido es posible desarrollar considerablemente las propias capacidades en la esfera del juego táctico. (en realidad lo mismo que en cualquier otro aspecto) Recuerdo una conferencia pronunciada por el GM Ostap Bender, héroe de la inmortal novela Las doce sillas , antes los amantes del ajedrez, en la ciudad de Vasyuka: “ Como vemos, el hombre rubio juega bien, pero el moreno juega mal. Y no hay conferencia alguna que pueda cambiar este estado de cosa, a menos que cada individuo se entrene jugando constantemente las damas… quiero decir, al ajedrez”. Hay que admitir que Bender no explicó como debían entrenarse.

La capacidad táctica de un jugador de ajedrez comprende dos componentes: visión combinativa y técnica para calcular variantes. Estos pueden desglosarse a su vez, en elementos constitutivos, es decir, las diversas formas de buscar y ponderar las jugadas, esquemas típicos y situaciones. Incluso si un jugador es, en conjunto, un excelente táctico, siempre es posible que determinados aspectos de su juego puedan todavía mejorarse. (continuará...)

domingo, 19 de julio de 2015

El estudio de los clásicos

El reconocido escritor, MI Guil Russek nos escribe sobre la importancia de el estudio de las partidas clásicas:

El estudio sistemático de las partidas más didácticas de los grandes ajedrecistas de la historia es fundamental para perfeccionar nuestro nivel de juego, ya que en ellas aparecieron por vez primera y de forma muy instructiva las principales ideas de índole estratégico y táctico del ajedrez. Al analizar el desarrollo de partidas completas, anotadas de manera detallada, se puede comprender mejor cada fase del juego con sus críticos momentos de transición y sentir de modo real y genuino el apasionante mundo de la lucha ajedrecística.

La manera más recomendable de realizar esta labor es seleccionar partidas ejemplares donde cada uno de los temas resalta con especial nitidez, para que el lector pueda comprender (y disfrutar) los conceptos básicos del juego donde se entremezclan en perfecta armonía los profundos conocimientos teóricos, un fino sentido lógico del juego (es decir, saber evaluar cada posición para elegir los planes de juego mas correctos) y el cálculo de variantes preciso. Su estudio en orden cronológico también es muy importante para captar el desarrollo del ajedrez a lo largo del tiempo, así como los diferentes estilos y aportaciones de los grandes genios del juego-ciencia.

Se buscará comprender el sentido y propósito de las jugadas y planes de los rivales y aprender tanto de sus concepciones brillantes como de los posibles errores, además de detectar los momentos decisivos en cada partida para compenetrarse en el sutil proceso creativo del ajedrecista consumado. Incluso será indispensable que intente también aportar siempre al análisis sus propias ideas y opiniones personales. Como un sencillo método de estudio, tratar de predecir cada una de las jugadas del bando ganador, con el fin de realizar así el esfuerzo mental necesario para alcanzar logros cada vez más elevados.

Algunos libros con estudio de los clásicos:

miércoles, 1 de julio de 2015

Nota bibliográfica # 2: La desproporción típica...

Nos cuenta uno de los pioneros de las bases estratégicas en el ajedrez, Aaron Nimzowitch en su reconocida obra "Mi sistema":

" Es un fenómeno común que el aficionado conduzca con bastante habilidad el medio juego y que fracase lamentablemente en el final. Esta discordancia que anotamos no deja muy bien parada la pedagogía antigua del ajedrez, porque la conducción pareja del juego es uno de los requisitos esenciales del buen ajedrez. Este mal (porque no es otra cosa) se debe a que la naturaleza de los hechos hace que el estudioso adquiera primeramente conocimientos de la apertura y medio juego.
Hay que enseñar al aprendiz que los platos del final no son los pobres restos de la abundante comida que se dispuso en el medio juego. El final es también una parte de la partida en el cual cristalizan las ventajas sistemáticamente cimentadas en el medio juego, pero hay que advertir que si estas ventajas son de índole material su obtención no constituyó una "ocupación secundaria". Muy por el contrario, la obtención de ventajas exige un verdadero artista.

Para llegar a justipreciar un final y saber lo que en él ha de pasar, es necesario estudiarlo en base a sus elementos."
Irrefutables son las palabras del Gran Maestro Nimzowitch, excelente autor y pedagogo, que contesta a lo que la mayoría de los jugadores reclaman cuando comenten un error, culpan a todo, excepto a su deficiencia técnica, y la clara necesidad de estudiar correctamente para ser mejor jugador SOBRE EL TABLERO. Invito a leer esta excelente obra, requisito según muchos autores de moda: Dvoretsky,Watson y citada por muchos mas.

SIETE CIRCULOS: METODO DE TACTICA PROS Y CONTRAS

Durante la conferencia del pasado 15 de febrero del presente, platicabamos con Nibaldo Calvo de un tema importante dentro del entrenamiento de un de ajedrez: el estudio de la táctica.

Michael de la Maza propuso un método de entrenamiento para perfeccionar la táctica en el cual el elevó su nivel de 1161 de rating a 2064 de rating de la USCF durante un transcurso de 2 años.

El método que el propuso se denomina siete círculos, en el cual se seleccionan 1000 ejercicios de táctica ordenados por dificultad ( IMPORTANTE, NO POR TEMA TACTICO) y repetirlos 7 veces aumentando el número de problemas diarios en cada repetición con el objetivo de crear la habilidad de calcular con facilidad posiciones tácticas mediante la identificación de patrones.

El 90% de las partidas se resuelve por un golpe táctico en cualquier fase de juego: el método propuesto por Michael de la Maza es el siguiente:

64 días: 16 problemas al día
32 días: 31 problemas al día
16 días: 62 problemas diarios.
8 días: 125 problemas al día.
4 días: 250 problemas al día.
2 días: 500 problemas diarios.
1 día: 1000 problemas.

El autor de dicho método nos comenta que a partir del cuarto círculo hay mejorar notables en el nivel de cálculo de táctica sin embargo existe como en todo, desventajas de éste método de entrenamiento.

Además de desarrollar habilidades tácticas es necesario dosificar el entrenamiento abarcando áreas tales como estrategia, finales y repertorio...

Resolver 1000 problemas en un día, tanto así como 500, y 250 es muy agotador...

Se propone por lo tanto una variante de ese método que consiste resolver en lugar de 1000 problemas que sean 200, los cuales se pueden ordenar de la manera que sigue:

2 semanas: 200 problemas
8 días: 25 al día
4 días: 50 al día
2 días: 100 al día
1 día: 200 al día

Un método reducido que únicamente dura 2 semanas y se obtienen progresos notables.

SALUDOS.

AO. Samuel J. Cruz Ahumada

lunes, 4 de mayo de 2015

Nota bibliográfica # 1

Les comparto un fragmento de Roberto Grau, autor de un extraordinario Tratado de Ajedrez, una obra que es obligatorio leerla:

"El jugador bisoño asigna al peón la mínima importancia técnica de la partida. Como son las piezas menos valiosas, la pérdida o el avance de uno de ellos no significa nada. Por otra parte, como habitualmente compite contra adversarios de su misma fuerza, sucede que no son explotados los errores técnicos de este tipo que realiza, y vive en el mejor de los mundos, convencido de que no juega mal y que comprende cabalmente el ajedrez. Atribuye habitualmente su imposibilidad de alternar con los grandes jugadores a la falta de tiempo para dedicarse al ajedrez o a la falta de paciencia. Como no comprende el juego, cae en el enorme error de creer que es cuestión de paciencia. Su estrategia es simple, y por cierto productiva, frente a rivales que como él, sólo saben mover las piezas y convierten el ajedrez, de una lucha armónica donde el raciocinio, el análisis y la síntesis juegan un papel decisivo, en un juego de azar más o menos evidente.

Quien sólo intenta dar jaques dobles o un mate de sorpresa, y en cada jugada que efectúa defiende una amenaza o ensaya un lance, no juega aún en realidad al ajedrez. Si lo hace porque no le es posible practicarlo de otra manera y sólo como un estado preparatorio para la mayor comprensión del juego, nada puede reprochársele, pero si no aspira a nada más que a eso desconocerá siempre el verdadero interés del ajedrez, no lo comprenderá nunca y en realidad disminuye, sin proponérselo, su verdadera función. El ajedrez es un juego, en verdad, pero también una escuela de razonamiento. Si como juego merece ser difundido, se justifica mucho más ampliamente como pretexto para que el hombre joven se habitúe a razonar, sacar conclusiones, a desconfiar del primer impulso, y, especialmente, a sintetizar su labor mental para crear el saldo de la misma: la respuesta justa. En esto el ajedrez alecciona a la vez que entretiene".

Les invito a reflexionar lo que nos recalca el autor, esto es clave del progreso en el ajedrez, la diferencia entre un jugador, a uno que intenta "jugar ajedrez".